10 Consejos de cómo afrontar la primera entrevista de trabajo

Beautiful woman

Ahora que ya hemos interiorizado que en el currículo no vale poner el selfie del fin de semana, ni escribir la biblia en verso, ni ser demasiado escueto, ni escribir a la vieja usanza (a mano), ni utilizar un archivo imposible de abrir o un formato imposible de leer, podemos pasar a la fase de enviarlo a todas las empresas en las que seamos capaces de imaginarnos haciendo algo útil.

Con mucha paciencia, constancia, algo de suerte y, por supuesto, los retos de Inhours, un día sonará el teléfono y….¡EUREKA! Llegará la hora de enfrentarnos a nuestra primera entrevista de trabajo. Respira hondo, relájate y apunta estos consejos que te damos. ¡Todo irá bien! Sólo tienes que creértelo un poco.

1. PUNTUALIDAD. Si eres de los que suelen tener problemas para despegarse de las sabanas o de los que se entretienen contando granos de arena: organízate. Puedes practicar, no dormir o hacerlo en un mar de despertadores pero…¡NO LLEGUES TARDE!

Es importante que tengas claro la localización de la empresa, la distancia, las combinaciones para llegar hasta allí y, sobre todo, el tiempo quenecesitas para estar listo.

¡OJO! Es tan importante no llegar tarde como no llegar una hora antes. En el primer caso demuestras desinterés o poca responsabilidad o sentido de la organización. En el segundo caso demuestras ansiedad, nerviosismo y poca capacidad de gestionar el tiempo.

2. IMAGEN. Has escuchado alguna vez la expresión “no hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión”, pues es cierto. El currículo ha sido un preámbulo de esta primera impresión y el día de la entrevista tienes que estar a la altura.

Si eres chico, ir bien afeitado o llevar una barba arreglada es imprescindible. Las personas que se dedican a la selección se fijan mucho en la comunicación no verbal y, por lo tanto, en tus manos. Lleva las uñas cortadas y limpias. No hace falta ir de traje pero tienes que encontrar un equilibrio entre: cultura empresarial, puesto al que optas y tu propia personalidad.

Da igual si vas en vaqueros o pantalón chino, camisa y corbata o camiseta y americana, lo importante es quete sientas cómodo y que des una imagen de higiene y orden.

Si eres chica, recuerda que no vas a un casting para un programa de la tele, ir arreglada no significa ir con tacones de vértigo, trajes incomodísimos, escotes pronunciados o una imagen demasiado seria.

Lo importante, como hemos dicho antes, es el equilibrio y que te sientas cómoda. Y ante la duda, una imagen neutral siempre será acertada. El maquillaje más de lo mismo, no se trata de ir con la cara lavada pero tampoco como si fueras al carnaval. Colores neutrales que den sensación de higiene y orden. Cuida también tu manicura, mejor ir sin esmalte que con escamas de ese rojo monísimo del finde pasado.

3. ¿SÓLO O ACOMPAÑADO? Si seguimos tirando de tópicos, el movimiento se demuestra andando. Con esto queremos decir que si lo que pretendes en la entrevista es que te vean como una persona autónoma, responsable y autosuficiente no puedes presentarte a la misma acompañado de papá, mamá o tu pareja.

Esto puede parecer algo obvio pero no lo es tanto. Más de uno se presenta acompañado y, lo peor de todo, es que a veces esta compañía (normalmente madres o padres) aún hablan por ellos. Si no puedes evitar que alguien te acompañe dale un par de euros y que te espere en una cafetería cercana.

4. OLORES. ¿Te encanta ir bien perfumado? ¿O eres de los que tienen alergia al jabón? ¡Mucho cuidado con los olores! No a todo el mundo le puede gustar tu perfume (o las toneladas de él) y, por supuesto, a nadie le gusta la gente que huele mal. Esto puede sonar muy duro, pero si eres de los que sudan como un pollo cuando están nerviosos te recomendamos lo siguiente: acude a la entrevista con tiempo (eso te permitirá ir más relajado), llévate una camiseta o camisa de recambio y, en caso de necesidad, puedes ir a un baño cercano y cambiarte. Si decides ponerte perfume, hazlo, pero siempre en pequeñas dosis.

Si eres fumador y los nervios no te dejan esperar a después de la entrevista recuerda: fuma en espacios abiertos para que el olor no se quede impregnado en tu ropa, lleva chicles o incluso un cepillo de dientes para cepillarte antes de entrar a la entrevista.

De acuerdo, ya sabemos el pre-entrevista: ser puntual, cuidar nuestra imagen, oler bien y acudir solos. ¿Y ahora? Ahora estás dentro. Y lo más importante es cuidar tu lenguaje corporal.

5. EL SALUDO. Lo más común es dar la mano aunque algunos entrevistadores tienden a dar dos apreton de manosbesos. Para no meter la pata lo mejor es esperar unos segundos y ver cuál es su intención. Si se acerca demasiado lo más probable es que quiera dos besos de cortesía. Si no es así, un apretón de mano firme y seguro que dure unos segundos. Tienes que transmitir seguridad sin estrujar la mano del seleccionador.

6. QUÉ HACER CON LAS MANOS: Siéntate erguido, relajado e intenta no cruzarte de piernas. Las manos pueden estar en movimiento mientras hablas (sin exagerar) pero cuando es el entrevistador el que lo está haciendo puedes apoyarlas encima de la mesa. Los expertos aseguran que mantener un boli en la mano evita tics nerviosos y que mantener las palmas hacia arriba demuestra apertura y honestidad. Esto puedes practicarlo para que quede natural pero en tu primera entrevista lo más importante es que te preocupes de escuchar a tu interlocutor y mantenerte relajado, lo demás vendrá solo.

7. LA MIRADA. Intenta mirar al entrevistador a los ojos. Puedes desviarla unos segundos de vez en cuando para no intimidar pero intenta siempre reconducirla a tu interlocutor de manera tranquila.

Esto transmitirá seguridad y además demuestra que estás atento. Junto con la mirada van las expresiones faciales. Intenta controlarlas aunque escuches cosas que te sorprendan o desagradan. Mejor reflexionar sobre eso luego.

8. PRACTICAR. Es necesario que vayas a la entrevista con la lección aprendida.

Esto significa leer algo sobre la empresa: cosas sobre el departamento al que te incorporarías, los proyectos en los que están trabajando en ese momento, los valores y la cultura de la empresa. De este modo podrás resaltar las competencias y cualidades que tenéis en común.

Practicar las respuestas de las preguntas más comunes es una buena táctica. Si no sabes cuáles son acude a Google, él te ayudará.

Pero sin duda, lo más absurdo y lo más importante es: SABERTE TU CV DE MEMORIA. Puede parecer exagerado pero más gente de la que debería se equivoca o no recuerda cosas que supuestamente él o ella mismo/a ha puesto en el Cv. Esto es descarte casi seguro ¿cómo no vas a saberte tu propia vida?

9. ¿HACER PREGUNTAS O NO?. Sí, pero que no parezca que tú eres el entrevistador. Por otro lado, que las preguntas no sean absurdas, las típicas que se hacen por hacer y que te hacen quedar como alguien que no se entera. Pregunta cosas que de verdad te interesen, que aporten información útil: cultura y valores si no los sabes, programa de formación o desarrollo de carreras, características de la persona ideal para el puesto…Y sí, sí puedes preguntar sobre el salario, pero que no parezca que es lo único que te importa. Hazlo al final como dato adicional, como quien no quiere la cosa.

10. LA DESPEDIDA. No tengas prisa, que no parezca que estás deseando salir de allí, aunque así sea. Espera al que el entrevistador se empiece a levantar y hazlo a la vez.

Con calma despídete tal y como lo has saludado al principio, dedícale una sonrisa amable y pregúntale cuando tendrás noticias sobre el proceso. Puedes añadir frases como: “espero que nos veamos pronto” o “ha sido un placer conocerle/la”.

No hay una ciencia exacta que te asegure que vas a tener éxito en la entrevista, ¡ojalá fuera así! Lo importante y lo único que tenemos que grabarnos en la mente es que tú tienes necesidad, pero ellos también. Todos tenemos cosas que ofrecer y no todas las empresas son válidas para nosotros así como nosotros no somos válidos para todas las empresas.

El único consejo que nunca falla es: sé tú mismo, sé natural y relájate.

niño fuerte