7 Consejos para conseguir trabajo sin experiencia

road-sign-798176_960_720

Los comienzos nunca son fáciles, y todos tenemos un comienzo. Probablemente te hayas enfrentado a ese momento en que empiezas a buscar trabajo por primera vez.

Sabes que no tienes ninguna experiencia profesional pero necesitas demostrarle a la empresa que eres una buena opción para escogerte. ¿Cómo lo haces? Estos 7 consejos podrán ayudarte.

1- Construye tu escaparate: CV y carta de presentación

Lo primero que tienes que hacer es sentarte frente a tu ordenador, crear un nuevo documento y titularlo: Currículum Vitae. No has trabajado antes, pero puedes acreditar lo que te han enseñado a hacer en la Universidad, en un Máster, en un ciclo formativo o en un curso. No te olvides de incluir voluntariados, prácticas, trabajos temporales o de verano, estancias en el extranjero, o colaboraciones en empresas familiares. ¡Haz memoria! Piensa en cualquier cosa que te ayude a venderte frente a la empresa.

Y si todavía te sigue pareciendo un CV muy vacío destaca tus motivaciones, tus intereses laborales y tus puntos fuertes como persona (por ejemplo, si eres puntual, sociable, comprometido, responsable o emprendedor). Para ganar todavía más puntos redacta una carta de presentación. Es la mejor manera para demostrarle a la empresa tu motivación e interés por el puesto que oferta. Convéncela de que tu formación contribuirá a sus necesidades y de que contratarte será una ganancia. En definitiva, que sepa que puedes aportar mucho valor a su negocio.mac-459196_960_720

2- Sé autodidacta y conviértete en un experto de lo tuyo

Tienes que tomarte tu proceso de aprendizaje como un equivalente al trabajo. Mientras no tengas trabajo, tu formación será tu trabajo. Lo mejor es que estés al día de las nuevas tendencias del mercado laboral, para mantener tus conocimientos actualizados: Apúntate a clases, ve a talleres, estudia idiomas y obtén certificados y diplomas por todo ello. De esta manera estarás mejor preparado para el trabajo que buscas.

Una práctica inteligente es investigar las ofertas de trabajo que te interesan y analizar con detenimiento qué requisitos técnicos piden. ¡Toma buena nota y a por ello! Tienes muchísimas opciones para formarte tú solo, desde casa o desde donde prefieras. Como buen autodidacta, aprende por ti mismo indagando, consultando manuales, asistiendo a seminarios y sobre todo utilizando los recursos que te ofrecen las nuevas tecnologías. Con los tutoriales, cursos online, plataformas de e-learning y los foros temáticos que hay en internet puedes seguir formándote, y muchas veces gratis. ¡Ya no tienes excusas para convertirte en un experto en tu área profesional!

glasses-272399_960_720

3- Networking, networking y más networking

Si estás buscando trabajo hay una habilidad que tienes que tener muy presente: el networking. Crea una red de contactos profesionales que te pueda ayudar a generar oportunidades laborales. Mantén relación con tus profesores, compañeros de estudios, ponentes de conferencias, amigos del colegio o familiares. ¿La mejor manera de hacerlo? Añádelos en LinkedIn y contacta con las personas que te puedan ayudar.

Tan importante como adquirir nuevos contactos cuando haces networking, es mantenerlos día a día. Lo recomendable es contactar con al menos un contacto cada día para mantener tu red activa, y conseguir que ellos también se acuerden de tí.

¿Cómo hacer para mantenerte en contacto con todas las personas con las que haces networking? Puedes por ejemplo, llamarles o mandarles emails para saludarlos y recordarles que estás ahí, o para preguntarles qué tal les va su trabajo y ofrecer tu ayuda. O también puedes enviarles noticias de interés, invitarles a eventos o conferencias y recomendarles contenidos, publicaciones o libros.

tree-200795_960_720

4- Empieza a trabajar desde abajo

Una vez que tienes el CV y la carta de presentación ha llegado el momento de buscar trabajo. Tienes que tener en mente que tu carrera profesional es como una montaña que vas a escalar: empezarás desde abajo e irás poquito a poco subiendo según vayas ganando experiencia. ¡Es un proceso lento pero hay que tener paciencia!

Lo mejor es empezar moviéndote por tu sector, aunque sea de forma colaborativa. Ofrécete para hacer unas primeras prácticas con el objetivo primordial de aprender. Es el momento de “meter cabeza” en el mundillo, y absorber todos los conocimientos como una esponja. Toda experiencia de prácticas, de becario o de voluntariado es muy valiosa, a pesar de que supone trabajar por poco dinero o ninguno. De primeras no suena motivador pero te puede abrir muchas puertas.

Para encontrar un trabajo no existe una operación matemática, pero suele ocurrir que cuanto antes pases por estas experiencias antes conseguirás un primer trabajo. Si tu toma de contacto con el mundo laboral ocurre mientras estudias, terminarás tus estudios con experiencia laboral en tu currículum, y te dará más opciones para encontrar un primer empleo cuando termines tus estudios.

head-1169901_960_720

5- La mejor venta: uno mismo

Eres una marca. Y como marca que eres tienes que venderte de la mejor manera posible. ¿Cómo hacerlo? Lo primero es estar presente en todos los sitios donde los reclutadores buscan candidatos para sus vacantes: redes sociales, fundamentalmente LinkedIn, y portales de empleo para jóvenes estudiantes y graduados, como Inhours.

Lo segundo que tienes que hacer es mostrar siempre una imagen profesional. La primera impresión es crucial. Sólo tienes una oportunidad, sólo va a ocurrir una vez. Aunque vayas únicamente a entregar una solicitud o a presentar tu currículum en la recepción de una empresa, viste siempre de forma adecuada y muestra una actitud de seguridad en ti mismo. Recuerda que lo más importante es tu actitud.

Y por último, si consigues una entrevista de trabajo, prepárate antes una historia fascinante sobre el comienzo de tu carrera, que deje claro que eres la persona perfecta para cualquier puesto de trabajo. Y sobre todo prepárate respuestas claras para cualquier tipo de preguntas, porque te harán muchas: por qué quieres trabajar en este sector, qué vas a hacer para alcanzar este objetivo, qué tienes que ofrecer… Impresiónales con tu motivación, cuéntales tus conocimientos y experiencias importantes y convencerás a cualquier persona con la que hables.live-1003646_960_720

6- Una alternativa: emprender

Otra opción que tienes a tu alcance es emprender. Si tienes una idea de negocio o tienes alguna habilidad en especial, podrás valorar seriamente hacer de ello tu trabajo. Cada vez hay más startups en España y hay aceleradoras y programas de financiación que incluyen asesoramiento y tutorización de proyectos, que pueden serte muy útiles a la hora de crear tu propio negocio.

Una buena idea es investigar las aceleradoras de startups que tienes a tu disposición, como por ejemplo Lanzadera, en Valencia. Su objetivo es apoyar a emprendedores para crear empresas exitosas, eficientes, que aporten valor y sean sostenibles en el tiempo. Gracias a un programa personalizado podrás desarrollar tu idea y convertirla en realidad.light-bulbs-1125016_960_720

7- ¡Paciencia y no te rindas!

Es posible que mientras buscas trabajo tengas momentos de desmotivación. ¡Pero anímate! Tu ánimo, tu vida social y el resto de actividades de tu vida deben seguir. Lo que tienes que hacer es pensar siempre en positivo, creer que estás cada vez más cerca de conseguirlo. Además apóyate en los tuyos: tu familia, tus amigos, o tu pareja te ayudarán a seguir adelante con optimismo y nuevas ideas. Y por último, cuida tu aspecto y tu salud. Transmitirás más confianza si te sientes bien contigo mismo, si duermes lo suficiente y tu rostro lo refleja.

¡Ánimo, ya estás más cerca!

¡Take the Lead!