Personaliza tu proceso de selección con los retos de Inhours

photo-1422061289586-1060c743ec13

Las empresas están formadas por personas. Personas que  quieren aprender sobre lo que les apasiona, con ilusiones y ganas de desarrollar sus proyectos de vida, que necesitan evolucionar profesionalmente y sentirse útiles para sí mismos, sus familias y la sociedad.

Las compañías modernas necesitan, por un lado, directivos y líderes dinámicos, que sean influyentes, referentes de la cultura de la empresa. Por otro lado, clientes tan fanáticos de la marca que sean sus prescriptores, sus fans. Pero sobre todo necesitan trabajadores implicados, comprometidos y satisfechos por su labor.

Si las empresas tienen personas motivadas que se identifican con su cultura y su estrategia, tendrán más probabilidades de conseguir mejores resultados. Directivos, líderes y trabajadores unidos en torno a una misión común potenciarán su implicación y  compromiso. De esta manera será más sencillo alcanzar metas operacionales, conseguir objetivos de mercado y satisfacer indicadores financieros.

La cultura organizativa es respecto a la organización, lo que la personalidad es en relación al individuo. Entendemos por cultura organizativa los valores de la empresa, los puntos estratégicos que orientan su rumbo de la empresa y motivan la acción de sus trabajadores.

Si los valores personales se corresponden con los valores empresariales surgen colaboradores comprometidos con una empresa a la que sienten como propia. Los trabajadores se identifican con los valores de la empresa y refuerzan su sentido de pertenencia a la organización. Por eso ya no basta con seleccionar a las personas que formarán parte de la empresa únicamente en función de sus capacidades técnicas y perfil de competencias.

Es necesario fomentar una gestión basada en los valores del candidato, que demuestre que sus valores individuales serán congruentes y compatibles con los de la empresa en la que quiere trabajar. ¿Cómo hacerlo? Incluyendo en las ofertas de empleo casos prácticos que el candidato tenga que resolver si quiere formar parte del proceso de selección.

Captura de pantalla 2016-03-01 a la(s) 18.21.14

Este es el servicio que ofrece Inhours. Su equipo de recursos humanos diseña esos casos prácticos, esos retos, junto a expertos de las empresas. ¿Qué aportan los retos de Inhours? Ponen a prueba a los candidatos. Gracias a ellos podemos ver cómo afrontan situaciones que vivirán cada día si ocupan el puesto de trabajo. Sabremos cuáles son sus capacidades, pero también si su manera de resolver los retos se alinea con los valores de la empresa.

Todo esto se entiende mejor con un ejemplo real: Leroy Merlin. La famosa multinacional líder en el sector de la distribución ha confiado en Inhours para su proceso de selección del Programa de de Jóvenes Graduados de Leroy Merlin. Como podéis ver, los retos son personalizados, totalmente adaptados a la filosofía y cultura de Leroy.

Durante el programa, el joven pasará por tres diferentes puestos, por eso tiene que resolver tres retos, uno por cada fase. En cada reto se le situará en un escenario y se le propondrá una situación que puede ocurrirle si finalmente es seleccionado para el puesto. Entonces contestará a unas preguntas para de medir sus capacidades, pero también para evaluar su alineación con los valores de la empresa.

Captura de pantalla 2016-03-01 a la(s) 20.11.57

Y así es como las nuevas plataformas online como Inhours ayudan a las empresas a que sus procesos de selección sean más óptimos, no sólo en cuestión de ahorrar tiempo, sino también en personalizarlos para captar los candidatos que mejor se amolden a la cultura y valores.

¿Te parece útil el sistema de retos que propone Inhours? ¿Piensas que vale más la lectura de un CV que la evaluación de las capacidades y actitudes de los candidatos?  ¿Estás de acuerdo con que la alineación entre los valores personales y los empresariales favorece el ritmo de trabajo y por tanto los beneficios de la compañía?

¡Cuéntanoslo!